logo slg fundacion
Engage Independent School

Carta de Navidad a las familias

Queridas familias,

Nos gustaría deciros algo que no demostramos todos los días, pero que es importante que sepáis.

Ahora que estamos en época navideña y es tiempo de reflexionar, nos gustaría agradeceros todo lo que hacéis por nosotros, los 365 días del año, año tras año desde nuestra llegada al mundo. Nadie nos ha enseñado que es el amor. Sabemos que es un sentimiento natural del hombre, es inherente a nuestra especie, pero solo depende de un buen contexto para que este se desarrolle y florezca en toda su plenitud.

Vosotros, familia, sois nuestro mayor paraíso del amor, la calidez y la ternura. Gracias a vosotros hemos sido conscientes de que poseemos dicho sentimiento. Además, también somos conscientes de las distintas manifestaciones diarias y constantes del amor por vuestra parte, desde gestos simples como el darnos los buenos días al levantarnos y prepararnos el desayuno hasta vuestro apoyo y amor incondicional en cualquier tipo de circunstancia.

La navidad es un período del año en el que muchas familias se reúnen para compartir gratos momentos de felicidad e ilusión con sus seres más queridos. Y nosotros no dejamos de estar impacientes año tras año para que llegue este momento, ese reencuentro.

La navidad está envuelta de una magia especial, una nebulosa de luces y sentimientos difíciles de definir con palabras. Una cosa tenemos clara y es que, no necesitamos a nadie para darnos cuenta de que gracias a vosotros se consigue que el espíritu navideño se mantenga y que, cada navidad, sea única, porque las navidades son para juntarse con las personas que más quieres y esas personas sois vosotros que nos aguantáis día a día y nos queréis pase lo que pase.

Con esta carta os queremos agradecer todas las sonrisas, los consejos, los abrazos, los momentos divertidos… y también esos momentos en los que nos enseñáis a mejorar como personas y a hacer lo correcto. Por educarnos siempre con la verdad por delante, el amor y el respeto. Gracias por estar ahí con nosotros en los buenos y malos momentos, sin vosotros, consideramos, estaríamos perdidos.

Desde pequeñitos nos habéis enseñado a querer, a respetar a los demás y a no rendirnos ante las situaciones difíciles.

Gracias por preocuparos tanto por nosotros en todo momento, por perdonarnos cuando nos portamos mal y por soportarnos todos estos años.

Intentamos día a día que estéis orgullosos de nosotros siguiendo vuestro ejemplo para así convertirnos en personas aptas para la vida.

Somos conocedores de que nos quejamos mucho de vuestros castigos, enfados, etc, pero sin vosotros la vida sería mucho más difícil o incluso, imposible.

Según el contenido de las últimas líneas parece que es una carta dirigida solamente a los padres.

Pero no, en absoluto, son muchos los miembros que conforman nuestra familia, que nos rodean y que hacen que nuestra vida esté plagada de memorables, sabios y emotivos momentos.

Vosotros, abuelos, vosotros sí que tenéis una magia muy superior a todas las magias existentes.

Vosotros, abuelos, despertáis en nosotros un sentimiento especial, un sentimiento diferente… y todos aquellos que han podido o pueden disfrutar de vuestra presencia saben de lo que hablamos.

Los abuelos son unos seres mágicos. No porque posean varita ni un traje invisible. No.

Los abuelos son unos seres mágicos por muchas razones y a continuación mencionaremos algunas de ellas, aunque nos quedaremos cortos en el intento.

Los abuelos tienen el poder de sanar tus días con abrazos, los abuelos siempre encuentran el remedio adecuado para extinguir un fuerte dolor de tripa con una simple taza calentita, los abuelos te preparan unos platos de comida muy superior al de vosotros, queridos padres. Sentimos esta realidad pero… ¡Es así!

Los abuelos aparecen siempre que los necesitas sin habérselo pedido previamente, los abuelos te dan una moneda de 2 euros a escondidas cuando más falta te hace comprar un paquete de cromos… Los abuelos son la especie más sagrada que debemos cuidar en esta vida.

Después de nuestros abuelos, debemos considerar a otra especie que también tiene ciertos poderes… Esa especie, es una especia rara, una especie en riesgo de expansión… Mencionaremos primero sus poderes y luego revelaremos su verdadera identidad. Es una especie que tiene el poder de entrar en tu cuarto y hacer desaparecer tu ropa favorita justo cuando más la necesitas; esa especie tiene el poder de entrar en la ducha antes que tú cuando también más lo necesitas; esa especie tiene el poder de sacar de ti tus instintos más básicos cuando te chincha… Pero ¿qué seríamos sin esa especie llamada “hermanos”?

A vosotros, hermanos pequeños, hermanos mayores, también os dedicamos esta carta de navidad.

Porque sois nuestro otro yo, porque por vosotros daríamos la Play, el iPhone y hasta la vida.

Porque nuestras vidas serían muy aburridas sin vuestra presencia.

Porque os necesitamos siempre, molestándonos, chinchándonos, haciéndonos reir… Os necesitamos en todas vuestras manifestaciones.

¡Quién no tiene un hermano no sabe lo que es el código de hermanos!

También nos acordamos de aquellos que ya no están, pero no solo los recordamos en estas fechas señaladas, no, los recordamos y recordaremos siempre.

Porque cada persona que ha pasado por nuestra vida debe ser digna de vivir en nuestros recuerdos por siempre jamás.

Porque ellos también contribuyeron a ser lo que hoy somos, por eso, les damos las gracias.

Por habernos querido tanto, por habernos dado la oportunidad de existir y por haber regado nuestra vida con lo mejor y más maravilloso que pudieron ofrecernos.

Deseamos fuertemente que todos los hogares se impregnen de la magia de las estrellas, de las bolas plateadas, de los portales de Belén, de alegres villancicos al ritmo de zambombas y botellas de anís, de carcajadas que terminen en lágrimas de alegría, de entusiasmo, de planes familiares, de consulta de álbumes de fotos, de excursiones en familia, de paseos en bici.

Que todo hogar se contagie de lo bueno de las cosas, de la pasión humana y la cordialidad. Esperamos, familia, que disfrutéis durante muchos años más de la ilusión, de la familia, de los encuentros, del champán, de los polvorones, de las uvas, de las risas y las sorpresas, de los abrazos, de las sonrisas, de las miradas, del sol, de la brisa… porque mientras todo esto suceda es señal de que estamos vivos, es señal de que estamos… ¡Juntos!

¡Feliz Navidad a todos!


Carta navideña creada por los alumnos de 4º de Educación Secundaria, coordinados por su profesora Belinda, para el vídeo de felicitación Navideña a las familias en nuestro Encuentro Navideño en la Jornada de Puertas Abiertas.